CHIBA, Japan — How many times have we written off Tiger Woods?

How many times has someone chiseled an epitaph on his headstone, shoveled dirt on him, kicked him to the curb?

“Tiger’s done,” it’s been said over and over. Even Woods thought his career was over in 2017 and said so to fellow green jacket winners at the Champions Dinner at the Masters that year.

Well, it’s going to be awhile before we cast him aside once again.

In his latest resurrection, Woods won the inaugural, storm-delayed Zozo Championship at Accordia Narashino Country Club, 11 weeks after last playing and two months after having surgery for the fifth time on his troublesome left knee.

No one saw this coming, but then, we should know by now never to doubt the guy. Even after his chances seemed to vanish with three bogeys to start the tournament, Woods rose like a phoenix in the Land of the Rising Sun.

Looking confident, relaxed and sound, Woods led the field with 28 birdies and shot 64-64-66-67 to top Hideki Matsuyama by three shots for his 82nd PGA Tour title, tying him with Sam Snead for most in history. Snead was 52 when he last won in 1965.

Opinion: In matching Sam Snead’s wins record, Tiger Woods reinforces status as golf’s GOAT

Thus, 23 years after his first victory in the 1996 Las Vegas Invitational, and four back surgeries, five knee operations and numerous other ailments later, Woods stunned the golf world and got the last laugh yet again.

usatoday.com

CHIBA, Japón – ¿Cuántas veces hemos descartado a Tiger Woods?

¿Cuántas veces alguien ha cincelado un epitafio en su lápida, le ha clavado tierra y lo ha pateado a la acera?

“El tigre ha terminado”, se ha dicho una y otra vez. Incluso Woods pensó que su carrera había terminado en 2017 y se lo dijo a otros ganadores de la chaqueta verde en la Cena de Campeones en el Masters de ese año.

Bueno, va a pasar un tiempo antes de que lo dejemos de lado una vez más.

En su última resurrección, Woods ganó el Campeonato Zozo inaugural, retrasado por la tormenta, en el Accordia Narashino Country Club, 11 semanas después de jugar por última vez y dos meses después de someterse a una cirugía por quinta vez en la problemática rodilla izquierda.

Nadie vio venir esto, pero entonces, ya deberíamos saber que nunca debemos dudar del tipo. Incluso después de que sus posibilidades parecían desaparecer con tres bogeys para comenzar el torneo, Woods se levantó como un fénix en la Tierra del Sol Naciente.

Luciendo confiado, relajado y sano, Woods lideró el campo con 28 birdies y disparó 64-64-66-67 para superar a Hideki Matsuyama por tres disparos para su 82º título del PGA Tour, empatándolo con Sam Snead por la mayor cantidad en la historia. Snead tenía 52 años cuando ganó por última vez en 1965.

Opinión: Al igualar el récord de victorias de Sam Snead, Tiger Woods refuerza su condición de CABRA del golf

Por lo tanto, 23 años después de su primera victoria en Las Vegas Invitational de 1996, y cuatro cirugías de espalda, cinco operaciones de rodilla y muchas otras dolencias más tarde, Woods sorprendió al mundo del golf y volvió a reír por última vez.

Written by ArleySr

Arley Londoño Hernandez, cerca de 40 años en las comunicaciones, mas de 27 en Estados Unidos, narrando y presentando deportes con las Cadenas Telemundo, CNN, Goltv y actualmente con Directv Sports...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.