Another remarkable rally and offensive masterpiece led by Patrick Mahomes has the Kansas City Chiefs back in the Super Bowl for the first time since the 1969 season. The second-seeded Chiefsrallied from a first-half deficit with 28 consecutive points to down the sixth-seeded Titans, 35-24, in Sunday’s AFC Championship Game to claim a berth in Super Bowl LIV.

The Chiefs will face the victor of the NFC Championship Game — the Green Bay Packers or San Francisco 49ers — in the Super Bowl on Feb. 2 in Miami Gardens, Florida.

Here’s what we learned from Sunday’s AFC Championship Game.

1. Slow starts? Kansas City chortles at slow starts. A week after falling behind 24-0, Patrick Mahomeswiped out a 10-0 first-quarter deficit as fast as a hiccup. The Chiefs scored touchdowns on three straight drives to close the half with a 21-17 lead and skated their way through the second half at a chilly Arrowhead Stadium that was warmed by delirious fans. After K.C. got down 17-7, Mahomes and Co. blasted their way for 342 yards compared to 39 yards for Tennessee to essentially put the game away before garbage time began with 7:30 left in the fourth quarter. Mahomes was a magician all game, throwing dimes and darting pigskins all over the field. Tennessee took away the deep shots early, keeping the field compressed. It mattered naught for the K.C. QB, who picked up chunk gains at will. Pass to Tyreek Hill for 20. Travis Kelce for 18. Demarcus Robinson for 24. Damien Williams on the outside flat for 17. Then the kill shot. Holding an 11-point lead midway through the fourth quarter, Mahomes escaped pressure and found Sammy Watkins for a deep strike. The QB made difficult throws look easy, dancing away from pressure and dicing up the Titans secondary. We’ve become so used to Mahomes conjuring magic, ridiculous throws seem pedestrian when he unleashes the ball from awkward platforms. Mahomes finished 23-of-35 for 294 passing yards and three TDs. The spectacular QB also led the Chiefs with 53 rushing yards and a game-changing TD run. Once again, the reigning NFL MVP proved he’s the biggest advantage currently going in football. No deficit is too big with Mahomes on the field. Now he’ll get to show off in the Super Bowl.

2. The bell struck midnight for the NFL’s Cinderella. Everything went right for Tennessee early. Derrick Henry was churning. Ryan Tannehill took advantage of play-action for chunk gains. A.J. Brown blasted out of the gate with a big run-after-catch. The Titans scored 17 points on their first three drives. Tannehill, who passed for 72 yards and 88 yards in the past two playoff games, generated 114 passing yards through three drives of the AFC Championship Game. Then it all came screeching to a halt. After taking a 17-7 lead, the Titans earned 33 total yards and earned two first downs on their next four possessions. Deficit: 35-17. Ball game. Such is life facing Patrick Mahomes

3. Kansas City’s offensive weapons tilt the field and open the entire operation. With Hill, Kelce, Watkins, Hardman and Robinson burning downfield, defenses are put in unwinnable binds. The Titansdid their best to slow the deep shots. Mahomes didn’t take the bait early, instead biding his time in the pocket against repeated three-man rushes, and burned Tennessee with his legs. The QB escaped the pocket time after time and picked up first downs with his legs. Combine a dynamite arm, with Mahomes’ athletic ability outside the pocket, and you have an unstoppable force. Defenders can’t just leave coverage when the K.C. QB exits the pocket, knowing he can cock back and chuck it deep at any moment. Knowing such, Mahomes did damage with his legs Sunday. The biggest run came late in the first half with the Chiefs driving. Mahomes looked like he’d be sacked, stepped out of a tackle, refused to go out of bounds, turned upfield, ran through several tackles and dove into the end zone. The determined TD run gave Kansas City the lead at halftime, one they’d never relinquish. The Chiefs got the run game going in the second half, but when Andy Reid needed a play, he put the ball in Mahomes’ hands. On a big third down, with the Titans desperately needing a stop to attempt a comeback, Reid didn’t just run the ball into the pile and punt. Mahomes took a deep shot to Hardman that drew a huge defensive pass interference on Titans DB Tramaine Brock, salting away more clock. With the Chiefs‘ offensive line dominating down the stretch, K.C. showed it is a potent offense with zero fear. 

nfl.com

Otra manifestación notable y una obra maestra ofensiva dirigida por Patrick Mahomes tiene a los Jefes de Kansas City de vuelta en el Super Bowl por primera vez desde la temporada de 1969. Los Jefes de la segunda sembrada se recuperaron de un déficit de la primera mitad con 28 puntos consecutivos para derrotar a los Titanes sextos sembrados, 35-24, en el Juego del Campeonato de la AFC del domingo para reclamar un puesto en el Super Bowl LIV.

Los Chiefs se enfrentarán al vencedor del Juego del Campeonato de la NFC, los Green Bay Packers o los San Francisco 49ers, en el Super Bowl el 2 de febrero en Miami Gardens, Florida.

Esto es lo que aprendimos del juego de campeonato de la AFC del domingo.

  1. ¿Comienzos lentos? Kansas City se ríe a carcajadas. Una semana después de quedarse atrás 24-0, Patrick Mahomes eliminó un déficit de 10-0 en el primer trimestre tan rápido como un hipo. Los Chiefs anotaron touchdowns en tres impulsos consecutivos para cerrar la mitad con una ventaja de 21-17 y se abrieron camino a través de la segunda mitad en un estadio Arrowhead frío que fue calentado por fanáticos delirantes. Después de K.C. bajó 17-7, Mahomes y compañía se abrieron camino para 342 yardas en comparación con 39 yardas para Tennessee para esencialmente guardar el juego antes de que comenzara el tiempo de basura con 7:30 restantes en el último cuarto. Mahomes era un mago de todos los juegos, arrojando monedas de diez centavos y lanzando pieles de cerdo por todo el campo. Tennessee eliminó los tiros profundos temprano, manteniendo el campo comprimido. No importaba nada para el K.C. QB, que recogió las ganancias de trozos a voluntad. Pase a Tyreek Hill por 20. Travis Kelce por 18. Demarcus Robinson por 24. Damien Williams en el piso exterior por 17. Luego el tiro mortal. Con una ventaja de 11 puntos a mediados del último cuarto, Mahomes escapó de la presión y encontró a Sammy Watkins para un golpe profundo. El QB hizo que los tiros difíciles parecieran fáciles, alejándose de la presión y cortando a los Titanes en la secundaria. Nos hemos acostumbrado tanto a Mahomes que conjura magia, que los lanzamientos ridículos parecen peatones cuando desata la pelota desde plataformas incómodas. Mahomes terminó 23 de 35 para 294 yardas aéreas y tres touchdowns. El espectacular QB también lideró a los Chiefs con 53 yardas por tierra y una carrera de TD que cambia el juego. Una vez más, el actual MVP de la NFL demostró que es la mayor ventaja que tiene actualmente el fútbol. Ningún déficit es demasiado grande con Mahomes en el campo. Ahora podrá presumir en el Super Bowl.
  2. La campana sonó a medianoche para la Cenicienta de la NFL. Todo salió bien para Tennessee temprano. Derrick Henry estaba agitado. Ryan Tannehill aprovechó la acción de juego para ganar trozos. A.J. Brown salió disparado de la puerta con una gran corrida tras captura. Los Titanes anotaron 17 puntos en sus primeras tres unidades. Tannehill, quien pasó para 72 yardas y 88 yardas en los últimos dos juegos de playoff, generó 114 yardas aéreas a través de tres unidades del Juego de Campeonato de la AFC. Entonces todo se detuvo chillando. Después de tomar una ventaja de 17-7, los Titanes ganaron 33 yardas totales y obtuvieron dos primeros intentos en sus siguientes cuatro posesiones. Déficit: 35-17. Juego de pelota. Así es la vida que enfrenta Patrick Mahomes.
  3. Las armas ofensivas de Kansas City inclinan el campo y abren toda la operación. Con Hill, Kelce, Watkins, Hardman y Robinson quemando campo abajo, las defensas se ponen en vínculos imposibles de ganar. Los Titanes hicieron todo lo posible para frenar los tiros profundos. Mahomes no mordió el anzuelo temprano, sino que pasó el tiempo en el bolsillo contra las prisas repetidas de tres hombres, y quemó a Tennessee con sus piernas. El QB escapó del bolsillo una y otra vez y recogió los primeros intentos con las piernas. Combina un brazo de dinamita, con la habilidad atlética de Mahomes fuera del bolsillo, y tendrás una fuerza imparable. Los defensores no pueden simplemente abandonar la cobertura cuando K.C. QB sale del bolsillo, sabiendo que puede devolver el golpe y tirarlo profundamente en cualquier momento. Sabiendo eso, Mahomes hizo daño con sus piernas el domingo. La carrera más grande llegó tarde en la primera mitad con la conducción de los Chiefs. Mahomes parecía que sería despedido, salió de un aparejo, se negó a salir de los límites, giró hacia arriba, corrió a través de varios aparejos y se zambulló en la zona de anotación. La carrera de TD determinada le dio a Kansas City la ventaja al medio tiempo, una que nunca abandonarían. Los Chiefs empezaron a correr en la segunda mitad, pero cuando Andy Reid necesitó una jugada, puso el balón en las manos de Mahomes. En un gran tercer intento, con los Titanes necesitando desesperadamente una parada para intentar un regreso, Reid no solo arrojó la pelota al montón y despejó. Mahomes le dio un tiro profundo a Hardman que provocó una gran interferencia de pase defensivo en Titans DB Tramaine Brock, salando más reloj. Con la línea ofensiva de los Chiefs dominando en la recta final, K.C. demostró que es una ofensa potente con cero miedo.

Written by ArleySr

Arley Londoño Hernandez, cerca de 40 años en las comunicaciones, mas de 27 en Estados Unidos, narrando y presentando deportes con las Cadenas Telemundo, CNN, Goltv y actualmente con Directv Sports...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.