CHICAGO — The night, his night, ultimately proved to be a setup that 24 players and a pair of entertainers managed pull off wonderfully and tastefully without a snag. Let’s just say it was Kobe flavored, Kobe-centric and with the intense finish, certainly would have been Kobe approved.

This 69th edition was a different NBA All-Star Game, in feel and format and in look and emotion. All that energy swirled inside the United Center, whipped around by memories of the late Kobe Bryant. The 18-time All-Star died in his adult prime after a horrific helicopter crash just three weeks ago, barely enough time for it to start seeming real. Some of his peers and competitors and the pupils he once mentored came together to honor him and, oh yeah, play a game that dripped with his inspiration.

Pregame sorrow soon gave way to Kobe-like tenacity in the game’s final minutes, as the NBA’s best players brought a June zeal to a mid-February exhibition. From start to finish, this was a meaningful experience, and it managed to accomplish what it so desperately wanted and quite frankly, needed.

When a free throw by Chicago kid Anthony Davis dropped in to reach the target score and seal a Team LeBron victory, 157-155 over Team Giannis, everyone had a chance to exhale. How many times in the recent past has an entire crowd stood and watched two teams go back and forth on next-basket-takes-all possessions?

Yes, perhaps there is something freaky about a game ending on a free throw, and giving players credit for being competitive seems odd; aren’t they supposed to play every game this way? Still, fans applauded it. And the players?

“Everybody was like, that was pretty damn fun,” said LeBron.

With 30 points for the winners, Kawhi Leonard now has the distinction of owning the first Kobe Bryant trophy, an award freshly named for the winner of the All-Star Game MVP. Leonard, raised a Kobe fan in the Los Angeles-area, was a frequent workout partner of the recently named Hall-of-Fame finalist. Again, everything fell just right, almost magically so.

“We definitely felt his presence,” Kemba Walker said. “Growing up, watching Kobe in these games, I felt he was always competitive, and he was kind of the one who got the game going. I think we kept that going tonight. I think he definitely would have loved to watch the way we went out there and competed tonight.”

The big assist and tone-setter for that was provided by Magic Johnson, as the Laker great appeared onstage before tipoff and asked fans for an eight-second moment of silence. That was the proper touch and The City of Big Shoulders offered a soft one the rest of the night.

Next up was singer Jennifer Hudson, born and raised locally, belting out the song “For All We Know” in Kobe’s honor. Dressed in a full length Laker-purple dress with a memorial patch on the left shoulder, Hudson went to church on her stirring rendition.

The lyrics: ”For all we know/ This may only be a dream/ We come and we go/ Like the ripples of a stream/ So love me, love me tonight/ Tomorrow was made for some/ Tomorrow may never come/ For all we know.”

Understand that Hudson knows the personal pain of loss; her mother, brother and nephew were horrifically murdered roughly 12 years ago and it was not unexpected to see her reach deep.

NBA.com

CHICAGO – La noche, su noche, finalmente resultó ser una configuración que 24 jugadores y un par de artistas lograron llevar a cabo maravillosamente y con buen gusto sin ningún inconveniente. Digamos que fue con sabor a Kobe, centrado en Kobe y con un acabado intenso, ciertamente habría sido aprobado por Kobe.

Esta 69ª edición fue un Juego de las Estrellas de la NBA diferente, en sensación y formato y en apariencia y emoción. Toda esa energía se arremolinaba dentro del United Center, azotada por los recuerdos del difunto Kobe Bryant. El 18 veces All-Star murió en su mejor momento adulto después de un horrible accidente de helicóptero hace solo tres semanas, apenas el tiempo suficiente para que parezca real. Algunos de sus compañeros y competidores y los alumnos que alguna vez fue su mentor se unieron para honrarlo y, sí, jugar un juego que goteó con su inspiración.

La tristeza previa al juego pronto dio paso a la tenacidad similar a la de Kobe en los últimos minutos del juego, ya que los mejores jugadores de la NBA llevaron el celo de junio a una exhibición de mediados de febrero. De principio a fin, esta fue una experiencia significativa, y logró lograr lo que tan desesperadamente quería y, francamente, necesitaba.

Cuando un tiro libre del chico de Chicago Anthony Davis cayó para alcanzar el objetivo y sellar una victoria del Equipo LeBron, 157-155 sobre el Equipo Giannis, todos tuvieron la oportunidad de exhalar. ¿Cuántas veces en el pasado reciente una multitud entera se paró y vio a dos equipos ir y venir en las siguientes posesiones de canasta?

Sí, quizás haya algo extraño en un juego que termina en un tiro libre, y dar crédito a los jugadores por ser competitivos parece extraño; ¿No se supone que juegan todos los juegos de esta manera? Aún así, los fanáticos lo aplaudieron. ¿Y los jugadores?

“Todo el mundo dijo que fue muy divertido”, dijo LeBron.

El equipo LeBron escapó con una victoria por detrás en el tiro libre de Anthony Davis.
Con 30 puntos para los ganadores, Kawhi Leonard ahora tiene la distinción de poseer el primer trofeo Kobe Bryant, un premio recientemente nombrado para el ganador del MVP del Juego de Estrellas. Leonard, criado como fanático de Kobe en el área de Los Ángeles, fue un compañero de entrenamiento frecuente del recientemente nombrado finalista del Salón de la Fama. Una vez más, todo cayó bien, casi mágicamente.

“Definitivamente sentimos su presencia”, dijo Kemba Walker. “Al crecer, viendo a Kobe en estos juegos, sentí que siempre era competitivo y que era el tipo de persona que inició el juego”. Creo que lo mantuvimos en marcha esta noche. Creo que definitivamente le hubiera encantado ver la forma en que salimos y competimos esta noche “.

Magic Johnson brindó la gran asistencia y el tono que lo creó, ya que el gran Laker apareció en el escenario antes del inicio del partido y pidió a los fanáticos un momento de silencio de ocho segundos. Ese fue el toque apropiado y The City of Big Shoulders ofreció uno suave el resto de la noche.

La siguiente fue la cantante Jennifer Hudson, nacida y criada localmente, cantando la canción “For All We Know” en honor de Kobe. Vestida con un vestido largo de color púrpura Laker con un parche conmemorativo en el hombro izquierdo, Hudson fue a la iglesia en su conmovedora interpretación.

La letra: “Por lo que sabemos / Esto puede ser solo un sueño / Venimos y vamos / Como las ondas de una corriente / Así que ámame, ámame esta noche / El mañana fue hecho para algunos / El mañana nunca llegará / Para todos sabemos.”

Comprenda que Hudson conoce el dolor personal de la pérdida; su madre, su hermano y su sobrino fueron asesinados horriblemente hace aproximadamente 12 años y no fue inesperado verla llegar a las profundidades.

Written by ArleySr

Arley Londoño Hernandez, cerca de 40 años en las comunicaciones, mas de 27 en Estados Unidos, narrando y presentando deportes con las Cadenas Telemundo, CNN, Goltv y actualmente con Directv Sports...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.